Taller de Frescos

frescos

Con este taller podremos experimentar en primera persona la realización de un fresco, técnica artística muy utilizada en época romana para dar un aspecto más noble a las casas de las familias con mayor poder adquisitivo. Se trataban de pinturas ejecutadas sobre las paredes o techos de las viviendas; realizadas con colores disueltos al agua y extendidos sobre un enlucido de cal y arena, todavía fresco. Para su fijación se utilizaban aglutinantes como leche, clara de huevo y goma arábiga.

El fresco que elaboraremos en la actividad se realizará sobre una placa de escayola que previamente nuestro equipo de monitores habrá preparado para su buen uso y que los participantes en la actividad podrán llevar consigo una vez terminada.